Los católicos y el arte

Foto de acrhivo. Antiguo presbiterio del Templo Parroquial Ntra. Sra. de Guadalupe.
Toscal-Longuera. Los Realejos. 

La  de la belleza


“Lo que las palabras dicen al oído, el arte lo muestra en silencio”

Como dice el Catecismo de la Iglesia Católica:

“A través de la Belleza se puede conocer a Dios como origen y fin del universo. Porque Dios es Verdad, Bondad y Belleza y el hombre está creado a imagen y semejanza de Dios”.

El arte en la esfera del Catolicismo se compone de todas las obras visuales creadas con la intención de ilustrar, suplementar y retratar en forma tangible las enseñanazas de la . Esto incluye esculturas, pinturas, mosaicos, arte en metal, bordado y arquitectura. El arte católico ha jugado un rol importante en la historia y en un desarrollo del arte occidental desde por lo menos el siglo IV. El principal tema en el arte católico ha sido la vida y tiempos de Jesucristo, junto con sus discípulos, los santos, y los eventos del Antiguo Testamento.
Las obras de arte católicas más tempranas que han sobrevivido son los frescos en las paredes de las catacumbas y casas de reunión de los cristianos perseguidos por el Imperio Romano. Los sarcófagos de piedra de cristianos romanos exhiben los más antiguos santuarios esculpidos de Jesús, María y otras figuras bíblicas. La legalización del cristianismo transformó el arte católico, que adoptó formas más ricas tales como mosaicos y manuscritos iluminados. La controversia iconoclasta separó brevemente a las iglesias de Oriente y Occidente. A partir de entonces el desarrollo artístico siguió en direcciones diferentes. El arte románico y el arte gótico florecieron en la iglesia de occidente mientras el estilo pictórico y estatuario siguió una dirección cada vez más naturalista. La Reforma protestante, produjo nuevas olas de destrucción de imágenes, a lo que la iglesia respondió con los dramáticos y emotivos estilos barroco y rococó. En el siglo XIX el liderazgo en el arte occidental se apartó de la Iglesia Católica, que abrazó una renovación histórica, siendo cada vez más afectada por el movimiento modernista.
EL ARTE PARA LOS CATÓLICOS
El arte para un cristiano es una invitación a la esperanza, virtud teologal que no defrauda, fuente de alegría que se fundamenta en una base sólida que es Cristo.

La Iglesia además de ser depositaria de la fe, tiene una riquísima tradición de imágenes al servicio de la transmisión de la fe, al mismo tiempo que comprendemos, conocemos, interpretamos el patrimonio artístico de la Iglesia.
La importancia del arte en su labor misionera universal es tal, que es una auténtica catequesis.
A través del arte, la Iglesia hace accesible el mensaje de Cristo a todos los pueblos, así nacieron las Biblias de piedra, en el Románico, cuyo objetivo era la docencia: enseñar a la mayoría de los fieles no ilustrados cual era la historia de la Salvación.
El pueblo aprendía la doctrina de la Fe a través de los muros de las Iglesias mejor que un libro abierto, gracias a su contenido sombólico.
Como dice Benedicto XVI: “Si nuestra Fe sigue viva, toda esta herencia tampoco muere, sino que sigue presente en las Catedrales, iconos, música, pintura, literatura, todo es un destello del espíritu de Dios”.
La belleza de las cosas visibles, creadas, nos conduce a las invisibles y a través de los ojos se puede llegar al alma.
El arte servía en el Románico para enseñar los dogmas del cristianismo y los grandes ideales de la época medieval. No existía diferencia entre arte-creencia: la gente aunque no fuera creyente, podía apreciar y disfrutar.
Por otro lado, no hace falta ser creyente para apreciar los valores de una civilización. Si hay algo en común en toda Europa es el cristianismo, que lo recorre de un extremos a otro, más de 4.000 catedrales góticas en Europa occidental reflejan el culto cristiano y la belleza de la Fe.

Vea:


Fuente: Diócesis de Canarias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario